Gran Logia de AA:., LL:. y AA:. Masónes del Universo
POTENCIA MASONICA INTERNACIONAL - Masonería del Siglo XXI

Trazados Templarios

EL RITO MASONICO TEMPLARIO


Claudio Torres Chávez
Caballero Templario
Gr.·. 13°

El Rito Masónico Templario es probablemente el rito más enigmático de toda la Francmasonería, puesto que a diferencia del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, el Rito de York y toda la gama de ritos masónicos existentes, el Rito Masónico Templario alude a su herencia templaría desde los grados azules. 

Está considerado como el máximo legado de la Orden del Temple a la Francmasonería universal, y algunos historiadores afirman que éste es el primero de todos los ritos masónicos operativos, el cual se fue degenerando hasta conformar el R
\E\A\ y A\, el Rito de York, el Rito Francés, etc.

La aparición del Rito Masónico Templario, en su versión moderna data del siglo XVII, por lo tanto para francmasones como para distintos expertos en historia y sociedades secretas, concluyen que la Masonería desciende de la mística Orden de los Pobres Caballeros de Cristo, mejor conocida como los Caballeros Templarios.

La estructura del Rito Templario es compleja y bastante enigmática, ya que desde sus grados azules o simbólicos alude a su herencia templaria y a los gremios de albañiles que laboraban para los templarios cuando estos levantaron recintos religiosos y fortalezas por toda Europa y Medio Oriente.


El abrazo de los Templarios con los Masones


El primer vestigio del Rito Masónico Templario apareció en Escocia en el siglo XIV, dos siglos antes de que fuese mencionada por primera vez la existencia de la Francmasonería y tres siglos previos a la edificación de la Gran Logia de Londres en el año 1717. Dicho rastro era un texto en prosa titulado "La Mère" (la madre), y narraba como una joven mujer hija de un maestro artesano de Paris es infiltrada por su padre como mucama a la prisión en donde yacía el Gran Maestre Jacques de Molay, con el fin de que el gremio de Artesanos de Paris pudiese ayudar de alguna manera a la Orden del temple en medio de la persecución.


El texto desapareció inexplicablemente en el siglo XVIII, pero su historia se mantiene vigente en rituales efectuados por Francmasones del Rito Masónico Templario, en el  grado trece, es cuando se revela el origen de la Francmasonería. Especialistas en Templarios y Masones han confirmado que la leyenda de "Marie Ange y de Molay" (única del Rito Masónico Templario) pudo ser cierta, y más tomando en cuenta que muchos rituales francmasónicos de otros ritos, incluyendo el R
\E\A\ y A\ y el de York, poseen símbolos de ella sin percatarlo.

El planteamiento de la historia o leyenda de "Marie Ange y de Molay" radica en una fusión entre sobrevivientes de la Orden del Temple con parte del Gremio de Artesanos de la Edad Media.

En la Biblioteca Nacional de Francia titulados los Dossiers Secrets, el Rito Masónico Templario ha sido estudiado por  los investigadores Michel Baigent, Henry Lincoln y Richard Leigh se dedicaron a examinar durante años todas las listas existentes sobre los Grandes Maestres de la Orden del Temple, llegando a la conclusión de que la lista expuesta por un libro de ceremoniales del Rito Masónico Templario que databa de 1778 era la correcta. Para su mayor sorpresa esa lista coincidía con la publicada en los Dossiers Secrets Henry Lincoln expreso para la BBC de Londres las siguientes palabras "la lista es correcta, tan correcta, de hecho, que parece ser fruto de información confidencial que ha perdurado en la penumbra durante casi setecientos años".

Un ceremonial del Rito Masónico Templario es alusivo a las logias de la amistad (el reconocimiento mutuo entre ellas). Ceremonias de este tipo se practican en todos los ritos masónicos, pero ninguna es tan misteriosa como la que ejecutan logias del Rito Masónico Templario. Esta ceremonia recibe el nombre de "las raíces del olmo", y consiste en plantar un olmo entre dos logias masónico-templarías como símbolo de su alianza.

Durante la persecución de la Orden Templaria por el rey Felipe IV
de Francia, una serie de templarios lograron ocultarse en toda Francia,  la historia argumenta que en la noche del 18 de Marzo de 1314, y nueve caballeros templarios, disfrazados de albañiles, se reunieron alrededor de  la cenizas de Jacques de Molay, apuntaron con sus espadas hacia estas y gritaron una palabra que hasta la fecha es considerada como la contraseña secreta del grado 13° de Caballero Templario. Ellos juraron vengar a su Gran Maestre y mantener a la Orden del Temple viva.

Los nueve templarios huyeron a Escocia, y ayudaron al rey Robert the Bruce en su lucha contra los ingleses, y él los recompensó con la creación de la Orden de San Andrés del Cardo, de la cual años más tarde derivó la Masonería.


En la Biblioteca Nacional de Francia titulados los Dossiers Secrets, el Rito Masónico Templario ha sido estudiado por  los investigadores Michel Baigent, Henry Lincoln y Richard Leigh se dedicaron a examinar durante años ceremoniales del Rito Masónico Templario que databa de 1778.

CALENDARIOS MASONICOS

El Rito de York, cuenta cómo año primero el de la fundación de la Orden de los Templarios 1118 de la era vulgar conforme a las expresiones masónicos del tiempo, y escriben como año la diferencia entre la era vulgar o año en curso y 1118. Ejemplo, 2015 menos 1118 da como resultado 897, siendo este el año vigente para la comandancia de Caballeros Templarios del Rito de York.

El Rito Escocés Rectificado
, toma como año primero el  de la muerte de Jacques Bernard de Molay, último Gran Maestro  de la Orden de los Templarios, que fue el de 1314, y escriben la diferencia entre la era vulgar y 1314, o sea 2015 menos 1314 dan como resultado 701, siendo este el año en curso para el Rito Escocés Rectificado.

El Rito Escoces Antiguo y Aceptado
, en su último grado 33°, toma la fecha 1312, año que el Papa  Clemente V cedió a las presiones de Felipe IV y disolvió la orden.

El Rito Templario o Caballeros Templarios
, Se data desde la fundación de la Orden del Temple 1118 de la Era Vulgar, y se resta a la fecha al año actual 2015 menos 1118, El año 2015 E.·.V.·., equivale para este Rito al año 897 A.·.O.·.(Año de la Orden).

Rito de la Estricta Observancia
, Se data desde la destrucción de la Orden del Temple 1314 de la Era Vulgar, y se resta a la fecha al año actual 1314 año que muere Jacques Bernard de Molay, el año 2015 E.·.V.·., equivale para este Rito al año 701 A.·.O.·.(Año de la Orden).

El Rito Masonico Templario
, se toma el año de 1307, por ser la fecha del viernes 13 de octubre de 1307, cuando empezó la captura de los templarios en Europa y la requisa de sus bienes. Se resta el año en curso al 1307, el año 2015 E.·.V.·., equivale al 708 A.·.D.·. (años de duelo o de luto).

Como se puede apreciar tres de los más difundidos ritos, toman de base las fechas conmemorativas de los templarios  para fechar sus documentos.


ESTRUCTURA DEL RITO MASÓNICO TEMPLARIO

El Rito Masónico Templario consta de 13 grados, tres simbólicos, tres del magisterio, seis del Gran Capitulo y uno del Gran Consejo, grados reconocidos por la G\L\U\.

 

SIMBOLICOS

               I.            Aprendiz – Novicio

             II.            Compañero – Escudero

           III.            Maestro – Caballero

 

MAGISTERIO MASONICO -TEMPLARIO

           IV.            Caballero Guardián del Arca

             V.            Caballero Guardián del Grial

           VI.            Caballero Juez

 

GRAN CAPITULO

         VII.            Caballero de la Cruz

       VIII.            Caballero de la Divisa Cristica

           IX.            Caballero del Santo Sepulcro

             X.            Caballero de San Juan

           XI.            Caballero de la Cúpula Dorada

         XII.            Caballero de la Santa y Tres veces Ilustre Orden de la Cruz

 

GRAN CONSEJO

       XIII.            Caballero Templario
 


DE TEMPLARIOS A MASONES


Con el paso del tiempo, por el hecho de tener su residencia en el Templo de Salomón, los Templarios fueron denominados Milites Templi Salomonis (Caballeros del Templo de Salomón).


Este término subraya nuevamente la esencial asociación existente entre el Temple y las cofradías de constructores medievales.


Existen cuatro corrientes masónicas que afirman derivar de la antigua Orden del Temple, a saber:


.- Los que reconocen a J.M. Larmenius como sucesor de de Molay. De esta rama deriva la Orden del Templo que tuvo activa presencia en Francia durante el siglo XIX y principios del siglo XX.


.- Aquellos que reconocen a Pedro D´Aumont como el sucesor del Gran Maestre. Según Mackey, de aquí derivaría el Rito de la Estricta Observancia, y los Templarios alemanes en general.

.- Los que afirman derivar del conde Beaujeau, sobrino de de Molay. Según la leyenda, Beaujeau reunió las cenizas de de Molay y las enterró en Estocolmo, donde se erigió un  monumento al último Gran Maestre. Los Templarios suecos afirman tener su origen en Beaujeau, y que este es el origen del Rito Sueco de Altos Grados.

.- La cuarta rama es, para nosotros, la más interesante.
Comprende a aquellos que no reconocieron ninguna de las autoridades precedentes, y para quienes Larmenius, D´Aumont o Beaujeau no estaban calificados como sucesores de De Molay.
Esta rama se dividió en dos: la corriente inglesa y la escocesa.
Y esta última en tres: la Orden Real de Escocia, los Templarios Masónicos de Escocia y el Capítulo de Arras, en Francia.

Los historiadores masónicos explicaban por varios caminos la transmisión directa de los ritos y prácticas desde la logia del rey Salomón en Jerusalén hasta la actualidad. Aunque al parecer la palabra logia procede del término loggia, que eran los lugares de reunión de los antiguos Magistri Comacini, un misterioso gremio de arquitectos que vivían en una isla fortificada en el lago Di como.


Un rey lombardo otorgó ciertos privilegios a los Comacini en un edicto promulgado en el año 643, y parece ser que estos habrían enseñado los secretos de la geometría sagrada y de los métodos de construcción a los constructores italianos de Rávena y de Venecia, y, a través de éstos, a los gremios artísticos y artesanos del Medievo.

A los herederos en Francia se les conoció como la Compangonnage (el Compañerazgo), cuya primera reunión constatada fue en el siglo XII, con motivo de la construcción de la catedral de Chartres. Algunos se llamaban Hijos de Salomón, que fueron los encargados de erigir casi todas las catedrales dedicadas a Nôtre-Dame. Otras líneas del Compañerazgo fueron las del Maestro Santiago -Maître Jacques-, también conocidos como Compañeros del Deber, y la del Padre Soubisse, que fue una escisión de la del Maestro Santiago. Todos ellos eran los gremios de artesanos que construyeron las catedrales góticas mayores, dirigidos en ocasiones por maestros canteros cistercienses o templarios llamados Fratres Solomonis. Para sir Laurence Gardner, San Bernardo de Claraval, el fundador de la Orden del Cister y mentor de la Orden del Temple, habría logrado descifrar la geometría secreta de los constructores del Templo de Salomón, lo cual no debe resultar disparatado si nos atenemos a los enigmas existentes en torno a quién envió a Tierra Santa a los nueve caballeros fundadores de la Orden del Temple y con qué finalidad concreta. Esta colaboración y convivencia entre la Caballería Guerrera de los Templarios y el Compañerismo de Oficio de los Constructores produciría una corriente de doble sentido, que trasvasaría ritos, símbolos, conocimientos y experiencias en ambas direcciones, al servir todos ellos a la misma causa trascendente. El enriquecimiento por ello fue mutuo, teniendo estos ritos e iniciaciones caballerescos y de oficio su reflejo simplificado en los ritos con que las jerarquías superiores dirigían, del modo más aprovechable posible, las potenciales capacidades psico-espirituales del pueblo medieval a quien se dirige principalmente la construcción religiosa.

Desde los inicios de la Orden del Temple, hubo cierto número de Templarios que recibieron la iniciación compañeril durante alguno de los grados de ascenso dentro de la fraternidad, cuando fueron requeridos a dirigir los trabajos de construcción o a ejercer de Maestros para los Aprendices. De tal forma, muchos de los Templarios aunaron en su persona la Caballería Guerrera y el Compañerismo de Oficio, como es el caso de aquellos templarios que tras alcanzar el grado de Maestros Constructores y desarrollar una dilatada carrera ejerciendo como tales, merecieron la distinción de ser enterrados en la más emblemática edificación por ellos erigida. Al respecto, Rafael Alarcón nos refiere en A la Sombra de los Templarios el caso de los Maestros del Temple de París, o en España el de Nuestra Señora del Templo en Villalcazar de Sirga, en la provincia de Palencia. Hecho significativo es que el abacus, que aparece grabado en los sillares de algunas construcciones templarias, fue el símbolo utilizado indistintamente por el Maestre del Temple y por el Magister de los Constructores.

De especial interés a la hora de demostrar de forma concluyente la estrecha relación existente entre los Templarios y la Masonería operativa medieval son los estudios del Masón Paul Naudon, en su obra Les Orígenes Religieuses et Corporatives de la Franc-Maçonnerie (París, 1979), en los que con gran profusión documental expone cosas como esta que tradujera el Dr. Carlos Raitzin para un artículo sobre templarios y masones:

 "Citemos finalmente al caso de Metz, donde los Templarios instalaron una comandancia a partir de 1133. Ella creció rápidamente y ya se hallaba profundamente arraigada cuando San Bernardo mismo vino a la diócesis a predicar la Segunda Cruzada en 1147. Es interesante señalar que hacia fines del siglo XIII una fraternidad de Masones se reunía en el oratorio de la comandancia de los templarios de Metz. En 1285, se encuentra el nombre de "Jennas Clowanges, li maires de la frairie des massons dou Temple" (Jennas Clowanges, el alcalde de la fraternidad de masones del Temple). Una lápida funeraria, descubierta en 1861 frente a la capilla, recuerda la memoria de cierto "Freires Chapelens ki fut Maistres des Mazons dou Temple de Lorene" (Freire Capellán –o sea Caballero Templario- que fue Maestre de los Masones del Temple de Lorena) durante veintitrés años y que murió "la vigille de la Chandelour Ian M.CC.IIII.XX.VII" (la vigilia de la Candelaria el año 1287)"

Sin duda la obra de Naudon supone, no sólo la prueba historiográfica irrefutable de la vinculación entre los Masones Operativos del Medievo y el Temple, sino también de su relación con los franc mestiers, que permitía a los oficios, en particular el de la construcción, desempeñarse dentro de los dominios templarios libres de los impuestos reales o señoriales.

Un detalle curioso es que todas estas hermandades masónicas de la Francia medieval a las que nos hemos referido, corrieron la misma suerte que los templarios cuando en el siglo XIV la Inquisición, de la mano de los dominicos, fijó su atención en ellos.

Que las cofradías de constructores se fundamentaban en algo más que en una mera asociación laboral, la tenemos en hechos como el de los santos mártires Claudio, Nicóstrato, Sinforiano, Castorio y Simplicio, escultores cristianos que fueron condenados a ser encerrados vivos en sarcófagos de plomo y ser precipitados al mar, por negarse a esculpir un ídolo pedido por el emperador Diocleciano. ¿Qué asociación meramente laboral se cuestionaría llevar a cabo, a costa de su persecución, el encargo de un trabajo ordenado por el emperador?... Curiosamente, la existencia de estos santos, los Sancti Quattro Coronatti, se menciona en los estatutos de los picapedreros de Venecia del año 1317, y también en el Manuscrito Regius de 1390.

El cuaderno de Villard aún debe ser estudiado con más detenimiento, pues sin duda en él se hayan algunas de las claves del simbolismo aplicado en el Templo, que como la Logia Masónica, se extiende de Oriente a Occidente, del Sur al Norte, del Nadir al Cenit. Esto nos recuerda la extraña pregunta de Bernardo de Claraval que, en De consideratione (Cap. XIII) parafrasea a San Pablo cuando en su Epístola a los Efesios (III, 18) pregunta: "¿Qué es Dios?", y se le responde: "Él es longitud, anchura, altura, profundidad".

En 1641 existe como referencia comprobada la afiliación a la misma Logia de Edimburgo de sir Robert Moray, y en 1646 es admitido en la Masonería uno de los más notables iniciados masónicos de los hay constancia en aquellos tiempos. Se trata de Elias Ashmole, fundador del Ashmolean Museum de Oxford, que además de alquimista, hermético y rosacruz, fue el primero que, en Historia de la Orden de la Jarretera según Ashmole (1640), escribió sobre los Templarios en términos elogiosos desde la supresión de la Orden. A este respecto, indicar que Francés Yates, en El Iluminismo Rosacruz, descubre una estrecha vinculación entre los rosacruces del siglo XVII y la Orden de la Jarretera, detalle muy sugerente si tenemos en cuenta que en esta Orden se ha visto, cuando menos en el aspecto ceremonial, una continuación de los Templarios.

Sir Christopher Wren, arquitecto de la catedral de San Pablo de Londres y último Gran Maestre de la Masonería antigua, que murió en 1702, habría tenido acceso a documentos antiguos del oficio. Wren no dudaba de la relevancia de los Caballeros de la Orden del Templo de Salomón y de otros cruzados en la importación desde Oriente Próximo de las ideas arquitectónicas musulmanas. Lo que ahora llamamos vulgarmente gótico escribió: "Debería llamarse con mayor verdad y propiedad arquitectura sarracena refinada por los cristianos, que surgió en primer lugar en Oriente, tras la caída del imperio griego, por el éxito prodigioso de aquellas gentes que se adhirieron a la doctrina de Mahoma y que, movidos de su celo religioso, construyeron mezquitas, caravasares y sepulcros en todas las partes a las que llegaban."

La Masonería Decimonónica, que al contrario que las Logias Francmasónicas Medievales no desarrolla trabajos operativos propios de los constructores, sino que es fundamentalmente simbólica, ilustrada y filosóficamente especulativa, se genera en 1717 con la reunión de todas las Logias inglesas en una sola, que se funda con el nombre de Gran Logia de Londres. Esta moderna Masonería, que por principios es filantrópica y en ocasiones está muy politizada, se consolida en 1721 con la redacción de las Constituciones de Anderson de la regularidad masónica anglosajona, en las que se eliminaron las fórmulas católicas de los Antiguos Deberes para reflejar el espíritu ecuménico. De cualquier forma, ya por esas fechas se practicaban en Francia, de forma privada, los Ritos de Clermont y de Heredom. Otras fechas significativas para la Masonería Decimonónica son 1725, en que aparecen las primeras logias estuardistas o jacobitas; 1732, fecha en que se funda la Gran Logia de Francia; y 1737, que es cuando surge el Rito Escocés de Ramsay, el cual entra en conflicto con la Gran Logia Londinense. En España, el duque de Wharton fundó las dos primeras logias españolas en 1728.

Sería otro intento de unificación de las Logias el que se pretendió en la reunión celebrada en 1782 en Wihelmsbad, donde Joseph de Maistre declaró que las ciencias esotéricas son una farsa, negó el origen templario de los Masones y suplicó que éstos regresaran, como él, al seno del cristianismo. Hasta entonces, la Masonería nunca había puesto en tela de juicio su vinculación con los Templarios. Es más, antes del resurgimiento de la Masonería como actividad ilustrada y especulativa, ésta ya venía reclamando su origen templario, incorporando a partir del siglo XVIII dicho origen a los ritos de sus diversas obediencias. Tal es así, que incluso en nuestros días existe una Orden del Temple asociada con la Gran Logia de Inglaterra, principal obediencia de la Masonería Universal, la cual sigue considerando la tradición templaria como la más venerada esencia de sus rituales. De cualquier forma, a pesar de que existan pretensiones al respecto, hoy puede decirse que poco de templario hay en la Masonería, salvo alusiones y detalles característicos en ciertos grados. Es más, podemos decir sin temor a equivocarnos, que la constitución de la Gran Logia londinense lo que marcó en realidad, como acertadamente señalan L. Picknett y C. Prince, es la conversión de una verdadera sociedad secreta "en un cenáculo algo pomposo donde se reunían unos amigos, y tomaba un carácter semipúblico porque ya no tenía ningún secreto que guardar". En definitiva, estas palabras ilustran muy bien el panorama de conjunto de la actual Masonería que, salvo la honrosa excepción de "muchos francmasones modernos que sin duda se someten a sus iniciaciones respetando lo solemne y con sentido de espiritualidad", es una organización que ha perdido su sentido originario. Tal como señala Guénon, por ejemplo, en la Masonería Inglesa de los 33 grados se otorgan sin celebrar ningún rito, lo cual también sucede con los llamados Altos Grados Templarios de algunas órdenes vinculadas a la Masonería, que se otorgan de palabra, sin necesidad de llevar a cabo rito alguno. Antes de la formación de la Gran Logia los Francmasones propagaban el mismo tipo de saberes que los Templarios sobre geometría sacra y hermetismo. Hoy, muchos reniegan o desconocen sus raíces, pues en gran medida la cadena de transmisión se ha roto por demasiados eslabones.


DE LA ORDEN DEL TEMPLE A LA FRANCMASONERÍA

Algunos estudiosos han presentado argumentos convincentes que la Francmasonería tuvo sus orígenes en la herencia templaria. Los investigadores británicos Michael Baigent y Richard Leigh en “El Templo y la Logia”, y también la del historiador norteamericano John J. Robinson en “Nacidos en sangre”. Sin embargo, en ambas obras se llega a la misma conclusión desde diferentes caminos.

Para Baigent y Leigh, la continuidad de los Templarios habría partido de Escocia, mientras que Robinson investigó los orígenes de los ritos masónicos actuales, viéndose también conducido por esa pista hasta los Templarios. Ambos libros se complementan y proporcionan una visión amplia de los vínculos que habría entre esas dos grandes organizaciones.

Las divergencias entre Baigent-Leigh y Robinson es que los primeros consideran que la francmasonería tuvo su origen en los templarios refugiados en Escocia, y que pasaron a Inglaterra en 1603 cuando ocupó el trono el rey escocés Jaime IV. Por el contrario Robinson piensa que fue en Inglaterra donde se convirtieron en Francmasones los Templarios, llegando incluso a estar tras la insurrección campesina de 1381, lo cual no resulta nada descabellado si consideramos detalles tan curiosos como que durante las revueltas se atacaron propiedades de la Iglesia y de los Caballeros Hospitalarios, las dos organizaciones principales enemigas del Temple -, mientras que se tuvo cuidado de no dañar las antiguas construcciones templarias.

De lo que no cabe ninguna duda es de que los Templarios hicieron de Escocia uno de sus principales refugios tras la disolución oficial, seguramente por que allí no alcanzaba la autoridad de Roma, al haber recaído en aquella época sobre el país un interdicto papal que situaba al rey, los nobles y los villanos en condición de excomulgados.

Los actuales Caballeros Templarios de Escocia, que se dicen descendientes de aquellos fugitivos, celebran a las afueras de Edimburgo, en la capilla de Rosslyn -foco de los francmasones modernos-, los aniversarios de la batalla de Bannockburn, acaecida el 24 de Junio de 1314. En esta batalla, en la que Roberto I (Robert Bruce) derrotó definitivamente a las tropas de Eduardo II de Inglaterra (yerno de Felipe IV "el Hermoso" de Francia, para más señas), el rey escocés contó con el apoyo de un contingente de 432 Templarios, entre ellos sir Henry St. Clair, barón de Rosslyn y sus dos hijos Henry y William. Este último murió más tarde en España junto a otros caballeros escoceses, atacando a los musulmanes, cuando llevaba el corazón del rey Bruce (que había muerto en Cardross víctima de la lepra) para enterrarlo en Jerusalén.

Fue con la anulación en 1329 de la excomunión a Robert Bruce, tras los intentos que el monarca escocés había hecho por recibir el perdón de la Iglesia, evitando con ello que pudiera haberse organizado una cruzada contra su país como la que se lanzó contra los herejes cátaros del Languedoc -, que el rey solicitó a los Templarios que se convirtiesen en una organización secreta, la cual daría origen a las posteriores fraternidades masónicas.

Para recompensar el valor de los Templarios en la batalla de Bannockburn, Bruce fundó la Real Orden de Escocia, de la que el rey sería Gran Maestre soberano y los Saint Clair Grandes Maestres hereditarios. Esta Real Orden de Escocia todavía hoy existe en secreto, pues el cargo de Gran Maestre sigue teniendo carácter real. Muchos destacados templarios escoceses entraron a formar parte de Real Orden, entre ellos el que por entonces era Maestre del Temple en Escocia.

Al mismo tiempo, Robert Bruce habría elevado de categoría a la Orden de Kilwinning del Heredom (es decir, del "asilo" o "refugio"), que según la tradición era la primera logia escocesa de los canteros que habían construido la abadía de Kilwinning en tiempos del rey escocés David I, generoso benefactor de los Templarios, y que se transformó en la Gran Logia Real del Heredom, la principal Logia de Escocia, situada junto a la antigua abadía de Ayrshire. La familia Saint Clair de Rosslyn presidía sus asambleas anuales, en su papel hereditario de protectores del rey y del príncipe heredero, y también como vecinos poderosos y amigos de los Templarios, que tenían su cuartel general en Ballantrodoch. Estas órdenes absorbieron a la proscrita Orden del Temple, y sus doctrinas secretas se convertirían en las prácticas de los Masones posteriores. Andrew Sinclair, que es descendiente del príncipe Henry St. Clair, nos dice que una autora muy versada en esta materia y miembro de la Masonería escribió, hacia 1912, que "la tradición que relaciona a Kilwinning con los grados templarios es insistente y sale a relucir constantemente (...) Es verosímil, pues explica la unión de la llana y la espada, tan notable en los Grados Superiores".

 En cualquier caso, parece ser que en 1361 la sede de la Orden habría sido establecida en Aberdeen, para luego expandirse nuevamente por toda Europa bajo el velo de la Masonería.   Si bien la Masonería Escocesa no fue establecida hasta 1736 como Gran Logia, existen abundantes pruebas que demuestran que la masonería había existido en Escocia desde hacía mucho tiempo atrás. Incluso si dejamos a un lado las nuevas evidencias de Rosslyn, existen actas de las reuniones de las Logias que se remontan a 1598, y actas sobre Jacobo VI de Escocia en las que es inciado en la Logia de Perth y Scoon en 1601, dos años antes de que se trasladara a vivir a Londres, pues como se sabe también reinó en Inglaterra con el nombre de Jacobo I.

Cuando en 1717 se estableció la Gran Logia de Londres, los miembros renegaron de sus orígenes escoceses debido a que tales orígenes eran demasiado jacobitas para la política censuradora de la casa de Hannover del momento. Casi un siglo después, se fundó la Gran Logia Unida de Inglaterra y su nuevo Gran Maestre, el Duque de Sussex y otros hombres que no sabían nada del significado verdadero de la Masonería, hicieron todo lo que pudieron para transformar y suprimir los rituales de los 33 grados del antiguo Rito Escocés, a los que consideraba ultrajantes, suprimiendo con ello los mensajes secretos que tan cuidadosamente introdujeron en el primer rito escocés William St. Clair y otros descendientes de los caballeros del Temple. Sin embargo, no puede dudarse que tales grados y ritos (vinculados a los caballeros templarios y a la tradición Rex Deus) siguen usándose en Escocia, Francia y Norteamérica. Ahora bien, lo que también es cierto es que el acceso a dichos grados, así como lo que significan realmente, se halla restringido a una minoría privilegiada, que para Hopkins, Simmans y Wallace-Murphy son "los que ya saben, por su nacimiento, y los que han merecido los niveles de confianza más altos en virtud de sus acciones".

A pesar de la negación por parte de la Gran Logia Unida de Inglaterra, el seno de la Masonería contemporánea se desarrolló en Escocia, tras la desaparición de los Caballeros del Temple, que habían basado sus propias creencias en las enseñanzas de la primera Iglesia de Jerusalén. Todas las pruebas señalan a un Templario que extrajo los manuscritos secretos que enterraron los judíos meses antes de que los romanos, en el año 70 d.C., destruyeran el templo y los eliminaran. Si nos basamos en esto, en la capilla de Rosslyn, construida por el conde William St. Clair en 1440, se hallarían las claves del origen templario de la masonería escocesa, pues no sólo posee elementos simbólicos entre su abigarrada ornamentación - donde el desorden es sólo aparente -, que aluden claramente a la masonería, sino también a las familias Rex Deus, al linaje sacro, a la historia oculta de los caballeros templarios, y a la Jerusalén del siglo I.

Siguiendo con el pacto entre Payens y el rey David I, diremos que este entregó a los Templarios los territorios de Ballantrodoch, adyacentes al estuario de Forth (un lugar conocido a partir de entonces como el poblado del Temple), estableciéndose al principio al sur de Esk. Sucesivos monarcas escotos apoyaron y promovieron la Orden, especialmente Guillermo "el León". Los Templarios recibieron gracias a ello grandes extensiones de tierras, en su mayoría cerca de Aberdeen (otro dato importante que explicaría el por qué se establecieron allí tras pasar a la clandestinidad) y Lothians, así como Ayr, la zona oeste de Escocia. Tras la batalla de Bannockburn, en la que ya hemos comentado que participaron los St. Clair, además de otros miembros de las familias Rex Deus (entre ellos un Montgomery), los Templarios aumentaron su presencia en las zonas de Lorne y Argyll. A partir de Robert Bruce, que como ya dijimos se convirtió en Soberano y Gran Maestre de los Templarios Escoceses, todo sucesor Bruce y Stewart (Estuardo) era Templario desde el momento de su nacimiento. En nuestros días, el príncipe Miguel de Albany, jefe de la Casa Real de los Estuardo y descendiente directo de Robert Bruce, ostentaría tal condición.

Dice Gardner: "Los libros de historia actuales y las enciclopedias afirman casi unánimemente que los Templarios desaparecieron en el siglo XIV. Pero se equivocan. La Orden de Caballería del Templo de Jerusalén (distinta de la de los Masones Templarios, creada con posterioridad) continúa floreciendo en la Europa continental y en Escocia"… Y nosotros sospechamos, por la mención que en el apartado de agradecimientos Gardner hace de la Ordo Supremus Militaris Templi Hyerosolymitani (OSMTH), quienes se hallan detrás de esa "Orden de Caballería del Templo de Jerusalén" a la que se refiere…

Los emblemas de color blanco y negro de su orden, una cruz octogonal roja sobre un hábito blanco, manifestaban su gnosticismo y su maniqueísmo, la creencia en la lucha continua en el mundo del demonio contra la Inteligencia de Dios. Legaron a los Masones los ángeles blancos y negros y los mosaicos dentados de sus logias. Y antes de morir el último de los Grandes Maestres, Jacques de Molay, "organizó" e instituyó la que después se llamaría Masonería Oculta, Hermética, o del Rito Escocés". 


Sobre el Rito Escocés Rectificado, quizá una de las últimas manifestaciones del templarismo masónico, cabe decir que tiene su origen en la Estricta Observancia Templaria del barón Karl Von Hund, gran señor de Lipse, tras la que al parecer se encontraría la tradición del Caballero d´Aumont que huyera a Escocia en los tiempos de la persecución. Esta tradición, de hecho, tuvo especial acogida en la Masonería Alemana.

Lo cierto es que este régimen masónico y templario de la Estricta Observancia tiene su origen en la iniciación que Von Hund recibió en Francfort en 1742, y en la concesión de los Altos Grados Templarios, en 1743, en el Capítulo de Clermont en París, por parte del príncipe Carlos Eduardo Stewart (Estuardo), que se encontraría exiliado en Francia. Como quiera que se ha demostrado que no había ningún Estuardo en París por esa fecha, muchos autores, entre ellos el propio René Guénon, deslegitimaron toda esta historia. Sin embargo, nuevas evidencias encontradas en los archivos de la Stella Templum (grupo escocés que se reclama también heredero de la Orden del Temple), y que recogen Baigent y Leigh en El Templo y la Logia, y Hopkins, Simmans y Wallace-Murphy en Los Hijos Secretos del Grial, apuntan a que no fue Carlos Estuardo el que inició a Von Hund en los Altos Grados Templarios, sino que se trataría de otro templario escocés ligado a Rex Deus; nos estamos refiriendo al conde de Eglinton, Alexander Montgomery, lo cual es significativamente plausible, pues recordemos la relación de los Montgomery con los Estuardo desde la época de Robert Bruce... Este Templario no sería otro que el famoso Eques a Penna Rubra (Caballero de la Pluma Roja), que Von Hund había confundido con un Estuardo al comprobar que alguno de los presentes, posiblemente Lord Kilmarnock, se dirigía a él como "Stewart" o "Steward" (Senescal). Y es que ese era precisamente su rango en la Orden del Temple.


Von Hund introduce en sus rituales una doble leyenda: 1ª) su obediencia, la masonería rectificada, procede de la Orden del Temple; 2ª) la masonería escocesa es la obra de los Estuardo destronados (leyenda llamada jacobita).

Von Hund fallece en 1776. En 1782, la Estricta Observancia celebra un Convento en el que, entre otras conclusiones, se llega a la de que la filiación templaria solamente tiene un significado moral, místico cristiano. Es entonces cuando el duque Fernando de Brunswick se convierte en el jefe del nuevo sistema con el título de Gran Maestro General de la Orden de los Caballeros Bienhechores y de la Masonería Rectificada. Sin embargo, hacia 1786 el duque Fernando se desentiende totalmente de la Orden, y hacia el año 1806 ya no existe prácticamente la Estricta Observancia Templaria. Sin embargo, antes de esa fecha, entre 1774 y 1782, se había gestado en Francia el Régimen Escocés Rectificado por parte de dos grupos de masones de Lyon y Estrasburgo, entre los que cabe citar a Jean y Bernard Turkheim y Rodolphe Saltzmann, de Estrasburgo, y sobre todo a Jean-Baptiste Willermoz, de Lyon, quien fue el artífice del Régimen y dio forma a la doctrina del Rito.

Entre los orígenes y fuentes del Régimen Escocés Rectificado tenemos a la Estricta Observancia Templaria, también denominada "Masonería Rectificada" o "Reformada de Dresde", que era el sistema alemán que implantó Von Hund, y en el que el aspecto caballeresco primaba absolutamente sobre el aspecto masónico. Como ya dijimos, la Estricta Observancia no sólo pretendió ser la heredera, sino también la restauradora de la antigua Orden del Temple abolida en 1312. Sin embargo, el Rito Escocés Rectificado no aspira a ser tanto, y únicamente se conforma con erigirse en detentador de una tradición espiritual templaria, mas en ningún caso de una filiación histórica. Hoy día este rito de masonería cristiana se sigue practicando en varias obediencias, entre ellas en la masonería regular española.

Podemos decir que, en lo que al aspecto "visible" se refiere, el Rito Escocés Rectificado representaría el último eslabón de una cadena de transmisión entre los templarios medievales y la masonería. Sin embargo, ¿existirán en nuestros días otros eslabones no tan "visibles"?...


ADOCCION DEL RITO ESCOCES ANTIGUO Y ACEPTADO

El Consejo Supremo, trigésimo tercer grado, del Antiguo y Aceptado Rito Escocés de la Masonería, es una organización neo-templarios, no representa lo espiritual, si no la supervivencia histórica de los Caballeros Templarios, y que es evidente en la estructura su jerárquica, en los títulos de sus funcionarios, y en su ajuar.

En la actualidad encontramos un templarismo vigente en los grados Masónicos, ya que entre el grado 15 y el 33 se muestran innumerables rasgos relacionados con los Caballeros Templarios y el Templo de Salomón. Así por ejemplo tenemos que los grados dieciséis y diecisiete se denominan respectivamente «
Caballero de Jerusalén» y «Caballero de Oriente y Occidente».  Demostrativo de su carácter templario, los últimos seis Grados más alto y conferidos por el Rito Escocés, son todos Grados de Caballeros Templarios, más que por cualquier otro rito regular de la Masonería.

GRADO 27º COMENDADOR DEL TEMPLO  


La Legenda o historia tradicional de la Licenciatura, conserva la leyenda de la supervivencia de “Los Caballeros del Templo de Salomón” en Alemania. La Legenda comienza con el asedio en Acre en 1191, y continúa a través de la disolución oficial de los Templarios en 1312, y la posterior absorción de los sobrevivientes templarios por la Orden Teutónica, donde se les permitió a los templarios a adoptar el manto rojo con cruz de color negro, ya que aparece ahora en este grado.

GRADO 29º CABALLERO ESCOCÉS DE SAN ANDRÉS  


La historia tradicional de la Orden da la historia de la Orden del Temple desde su formación en el año 1118, a través de su traición en 1307, y el juicio y el martirio de su Gran Maestro en 1314. Conserva aún más la leyenda de su alianza con el rey Roberto el Bruce de Escocia en la batalla de Bannockburn, día de San Juan de 1314, donde fue derrotado el ejército Inglés del rey Eduardo II. Para conmemorar su servicio, el rey Robert Bruce creó, y recibido en estos caballeros, la Orden de San Andrés de Escocia du    Chardon, que significa “del Cardo”.

La historia de la orden dice que la herencia Gran Maestrazgo de la Orden pasa de rey Robert a Bruce en la sucesión a través de la familia real de Stuart con el príncipe Charles Edward Stuart, el último Gran Maestre en Escocia, que, después de su derrota por los Ingleses en1745, escapó al exilio en Francia y se estableció un Capítulo de Rosa Cruz de Heredom, que englobaría a la Orden de San Andrés.


La Orden estaba en posesión de los fundadores del Rito Antiguo y Aceptado Escocés de la Masonería en su formación en 1801, momento en el que se combinó la leyenda del Grado todavía con la Rosa Cruz, como parte del Grado 18º. Posteriormente se separó desde el Grado 18º.  Posteriormente se separa del Grado 18 y se trasladó a su actual posición como el Grado 29º.


GRADO 30º KADOSH CABALLERO DEL ÁGUILA BLANCA Y NEGRO  


El drama de este grado tiene lugar después de la muerte del vigésimo primero y el último Gran Maestre de los Caballeros Templarios, Jacques DeMolay. Sus iniciales, “JBM” son evidentes sobre su tumba, en el escudo de un caballero Kadosh, y en la Cruz de la Orden. Durante la carrera, el Beauseant, el estándar de color blanco y negro de la Orden, ocupa un lugar prominente. Entre los oficiales de un Consejo, o Receptoría, son portadores del estándar de color blanco y negro de la Orden, y el Beauseant.


El Comandante de los Caballeros Kadosh abre un Consejo con las palabras, “Caballeros de la Santa Casa del Templo, pobres compañeros del Templo de Salomón...” En la recepción de un candidato para el grado que se conoce como “el que aspira al rango de Caballero Kadosh o Caballero del Temple. La palabra hebrea “Kadosh” significa “Santo”, “Puro”, o “Separados”.

La historia de los Caballeros Templarios medievales es una parte valiosa del Grado, aunque a menudo abreviado durante la Ceremonia. Conserva la leyenda de la supervivencia de los Templarios y sus tradiciones en los grados masónicos del Rito Escocés, de la duplicidad de los rivales, Caballeros de San Juan, y los Hospitalarios, también llamados los Caballeros de Malta, que se beneficiaron con la caída de los Templarios, la persecución de los Hospitalarios a la Masonería con fecha tan tardía como mediados de los años 1700, y de la enemistad especial reservada para la Orden de Malta por los Caballeros Kadosh.

En la mitad del siglo XVIII, el grado Kadosh Fue el Grado 24º de la Orden del Real Secreto de 25 grados, el predecesor inmediato del Rito Escocés. En la formación del Rito Escocés en 1801, el Grado de Kadosh figuraba como el Grado 29º, y más tarde fue trasladado al Grado 30º.


Un antiguo diploma masónico,

que por su simbolismo parece corresponder al kadosh y se aprecia a un caballero templario.


GRADO 31º GRAN COMANDANTE INSPECTOR INQUISIDOR  

Este es el segundo de los tres “Grados Kadosh” del Rito Escocés. En el Manifiesto de 1802, este grado, junto con el 30º y 32º se muestran simplemente como “Príncipe del Real Secreto.” El grado representa el poder judicial de la Orden de los Caballeros Templarios, y siempre se ha utilizado como la prueba final del candidato antes de ser admitido en el Trigésimo Segundo Grado.

Después de la supresión de los Templarios era imperativo que alguien decía ser un caballero fugitivo en busca de asilo en un refugio Templario en donde no se le conocía, ser sometido a prueba para determinar si era digno, y no un espía o un enemigo de la Orden. En una primera versión del Grado, al candidato se le puso a prueba en su conocimiento de los ocho Grados de Aprendiz, Compañero, Maestro Masón, [perfecto] Electo Mason, Maestro Escocés, Caballero de Oriente, Soberano Príncipe Rosa Cruz, y Caballero Kadosh, antes de ser autorizado para avanzar. El “Tribunal de los Muertos” de la mitología egipcia es una alegoría de este Juicio Final, y es la prueba final de la marcha antes de que se le dé el Grado de Maestro del Real Secreto.


GRADO 32º MAESTRO DEL REAL SECRETO  


El objetivo del tercero de los Grados Kadosh del Rito Escocés, es reunir a todos los Grados del Rito Escocés en el Campamento Simbólico. El traje de un Maestro del Real Secreto es la de un Caballero.  Kadosh, y Caballeros Kadosh son los legítimos sucesores de los Caballeros Templarios medievales. El sombrero distintivo Rito Escocés es el último vestigio de la regalía caballeresca de un Kadosh del Trigésimo Segundo Grado.  En la Legenda del Trigésimo Segundo Grado se nos enseña que “sólo por el trabajo constante en los paseos diarios de la vida... pueden los Caballeros Kadosh convertirse en la verdadera tropa de la Santa Casa del Templo de Salomón”. En “Las lecturas de la Grado 32 “, encontramos” el Dogma Templarios”, en el que se explica a ultranza una guerra entre la Luz y la Oscuridad.


GRADO 33º INSPECTOR GENERAL  


Conferidos sólo por el Consejo Supremo, el 33°, el Grado de Inspector General es un Grado Templario por todas partes, tanto en lo sustancial, como en el simbolismo. Los oficiales del Consejo Supremo son los oficiales de una Gran Preceptoría de los Caballeros Templarios, presidida por un Gran Comendador. El Símbolo del Gran Comendador, con la Pequeña Cruz de Salen, es el símbolo del Gran Maestre de los Caballeros Templarios.  El hecho de que el Rito Escocés es el descendiente espiritual de “Los Pobres Soldados miembros del Templo de Salomón” (La Orden de los Caballeros Templarios), es sin embargo, traicionado en el nombre completo de “El Consejo Supremo (Consejo Madre del Mundial) de los Inspectores Generales Caballeros Comandantes de la Casa del Templo de Salomón del Trigésimo Tercer Grado del Rito escocés Antiguo y Aceptado de la Francmasonería de la Jurisdicción Sur de los Estados Unidos de América”.

Según se puede apreciar  la adopción  templaria
que ha realizado el rito escoces antiguo  y aceptado, en varios grados. 

“El Kadosh, además de los tradicionales valores caballerescos, incorpora las tradiciones de la teúrgia, la cábala y la alquimia y, por ello, a la vez que empuña la espada enarbola el Caduceo de Hermes, con toda su profundidad filosófica, al mismo tiempo que anhela beber de ese Vaso Sagrado que la Tradición conoce como el Grial.



Sello de los  Caballeros Templarios. En él se advierten dos Caballeros en el mismo caballo, signo exotérico de la inicial pobreza de la Orden, y emblema esotérico de la dualidad, tan importante para el Kadosh. El lema Sigillum Militum Xpisti significa “El Sello de los Soldados de Cristo”.

Algunos interpretan la  palabra «baussant», «beaucent» o «beaussant» como:

«Tengo mi parte de blanco y de negro»


En el grado 33°, en una esquina del Templo, lucirá el Beauseant templario, blanco y negro


CABALLEROS TEMPLARIOS NUESTROS ANTEPASADOS


Desde el contexto histórico documentado, la primera noción de vincular a los Caballeros Templarios con la masonería, lo verificamos en el discurso que dirigió Miguel Andrés Ramsay (1686-1743), para la recepción de profanos, que fue publicado íntegro en un libro que se imprimió en la Haya en 1773, que reprodujo el Hermes en 1815 y que actualmente se encuentra impreso en el Diccionario Enciclopédico de la masonería de Lorenzo Frau Abines, Editorial Kier, 1947.


Este caballero baronet en Escocia y caballero de San Lázaro en Francia, escritor distinguido y doctor en la Universidad de Oxford concluyo que los Caballeros Templarios, eran los antecesores de la masonería moderna, creando el Rey Robert de Bruce la Orden de San Andrés del Cardo, para recompensar el celo y el valor de los Caballeros del Temple, había querido facilitarles también los medios de rehabilitarse por la venganza; "con esta idea remplazó la escuadra y la antorcha, por la Tea y el puñal".


La Antiquísima y Nobilísima Orden del Cardo

NEMO ME IMPUNE LACESSIT

(Latín: Nadie me ofende impunemente)

 
En 1728 trató de implementar en Londres su reforma masónica, proponiendo a los miembros de la Gran Logia, la sustitución de los tres grados simbólicos, únicos y reconocidos por aquella época, por los tres nuevos de su sistema, titulados: Escocés, Novicio y Caballero del Templo, que, según él, eran los únicos verdaderos y sobre cuya antigüedad no admitía controversia porque eran conocidos en Inglaterra desde tiempo inmemorial.

Sus esfuerzos fueron vanos; la Gran Logia de Inglaterra se negó a aceptar la reforma y no reconoció ni la validez del noble origen del que se atribuía su autor.

Así como Elías Ashmole fue el padre del simbolismo practicado hasta hoy día. Ramsay el precursor de la multitud de sistemas y conocedor de nuestros antepasados, lo reflejo en los distintos Ritos que hoy conocemos, sobre todo los llamados Escoceses, pero sin la espiritualidad y la gnosis practicada por los Caballeros Templarios.


LOS TEMPLARIOS INGLESES


La  Leyenda de este grupo afirma que «desde tiempo inmemorial» existió un Campamento Templario en Baldwin, Inglaterra. A pesar de la declaración de atemporalidad, sus miembros reclaman derivar de una antigua Preceptoría Templaria de Bristol, cuyos integrantes, al disolverse el Temple, habrían ingresado en la Masonería.


Otros Campamentos Templarios de Inglaterra, en particular los de Londres, York y Salisbury, reclaman un origen similar. Y pretenden derivar de aquellos Templarios que, repudiando toda relación con Larmenius, Aumont o cualquier otro caudillo autonombrado, se agruparon en forma independiente e ingresaron en la Masonería en busca de seguridad y para perpetuar la Orden. Más allá de que no existen pruebas históricas de esto, lo cierto es que del Templarismo inglés ha derivado una corriente intensamente activa en la actualidad: los Templarios Masónicos de Estados Unidos.


En el libro de actas del Capítulo del Arco Real de St. Andrews, en Boston, Massachussets, se registra la concesión del grado de «Caballero Templario» a uno de sus miembros, el 28 de agosto de 1769. De donde concluimos que el Templarismo presenta en U.S.A. una gran antigüedad.


Este movimiento se caracteriza por presentar un profuso simbolismo, de donde sus Cuadros y emblemas están amplia y bellamente decorados. En tales Cuadros destacan numerosas referencias al Oficio, tales como el Templo de Salomón, la letra G, el pavimento de mosaico, la piedra bruta, la piedra cúbica, simbología de la cruz, del cordero y del crucifijo, tomando como su divisa la conocida expresión In Hoc Signo Vinces («Vencerás por este signo»).


Cuadro de  los  Templarios Masónicos de Estados Unidos






Cuadros del Templarismo inglés y norteamericano,  que muestran la fusión del Oficio con la Caballería


Diversos emblemas masónicos que incorporan símbolos templarios

                       

                             Logia de México                   Logia de Andorra            Fusión Masonería, tradición egipcia

                                                                                                         (El ojo de Horus), hermetismo (el pentagrama)

                                                                                                       y templarismo (la cruz paté en la parte de abajo).

 

En Escocia, los Templarios no sufrieron persecución alguna. Mucho después de la disolución de la Orden en todos los países de Europa, continuaban existiendo las Preceptorías escocesas y los Caballeros vivían sin ser molestados.

Una parte de los Templarios se incorporó al ejército de Robert Bruce y, después de la batalla de Bannockburn, ingresaron en la Orden Real de Escocia, establecida en ese tiempo.


Tal como se la conoce actualmente, esta Orden presenta definidas analogías con el grado de Caballero Rosacruz.



 



Otra parte de los Templarios escoceses se unió con los Caballeros Hospitalarios de San Juan. La unidad entre los dos grupos habría continuado hasta la Reforma protestante.

Ocurrida esta, algunos Templarios abrazaron la nueva corriente, se unieron a la francmasonería y, según Mackey, establecieron la «Logia Antigua» en Stirling, donde conferían los grados de Caballero del Santo Sepulcro, Caballero de Malta y Caballero Templario.




El restante grupo de Templarios escoceses, que no se unieron al protestantismo, se pusieron bajo la obediencia de David Seaton. Posteriormente, estos Templarios, ya incorporados a la francmasonería, se nuclearon en torno a Carlos Eduardo Estuardo «El Pretendiente».

Este fundó, el 15 de abril de 1747, en la ciudad francesa de Arras, el «Capítulo Primordial Soberano de la Rosa Cruz, con el distinguido título de Jacobita Escocés».
De este Capítulo emanaron la mayoría de los Altos Grados Escoceses, y quedó institucionalizado el Templarismo Masónico.

Entre los Altos Grados referidos siempre destacó, naturalmente, el de Caballero Kadosh.


Esto se relaciona con lo que decíamos al principio, acerca de que la simbología Templaria fue una adición a un grado ya existente, y que el Kadosh, en su esencia, precede al Templarismo Masónico.

Cuadro del Kadosh, 1775. Aquí vemos algunos elementos característicos del Templo: la escala de siete peldaños (aunque con un  solo montante), el ambiente sombrío, la representación del suplicio de Molay. 




En Inglaterra, Estados  Unidos y otros países, el Templarismo se ha desarrollado como un sistema independiente, incluido en el conjunto de talleres que componen el Rito York, pero sin una correlación numérica con todos los grados del referido Rito. 



Símbolos y regalía de los Caballeros Templarios de U.S.A., muy alejados de la vestimenta Templaria original




                                      Mandil templario, USA                Escudo de los Templarios Masónicos de Inglaterra

Cuadro de los grados Templarios de U.S.A.


                 Cuarto de Reflexiones R\E\A\A\                   Cuarto de Reflexiones Caballero Templario


El Cuarto de Reflexión en la Iniciación al grado de Caballero Templario. Es muy parecido al Cuarto que se emplea  en la Iniciación  del Aprendiz Escocés, lo que revela el origen Templario del Rito Escocés Antiguo y Aceptado. 
Aquí se agrega una vasija llena de agua limpia, en la que el Candidato debe lavar sus manos antes de ingresar al Templo.


CARTELES DEL CUARTO DE REFEXIONES

DEL RITO MASONICO TEMPLARIO





LA FRANCMASONERÍA EN EUROPA

Es complicado reseguir la propagación de la francmasonería desde las Islas Británicas hasta el continente y el ulterior desarrollo de aquélla en Europa. En buena parte contribuye a la dificultad el afán de la moderna «corriente principal» de la masonería, consistente en marcar distancias con respecto a sus orígenes esotéricos. Además no se encuentran historiadores dispuestos a tomarse en serio el tema.

En Francia las primeras logias masónicas oficialmente reconocidas se establecieron poco después de 1720, bajo el control de la Gran Logia de Inglaterra.

En la época, no obstante, existían ya logias en Francia cuyo origen se retrotrae a la presencia de partidarios (sobre todo, escoceses) de Carlos II, quienes le acompañaron en el exilio durante el decenio 1651-1660. Por consiguiente, la historia de la masonería en Francia debe distinguir dos corrientes distintas, la descendiente de las logias inglesas (que formaron en 1735 su propia Gran Logia en París), y la derivada de las logias escocesas, en lo que alternan períodos de mutua hostilidad con los intentos de reconciliación. La fundación de la Gran Logia de Francia en 1735 supuso una ruptura con la Gran Logia inglesa, siendo el desacuerdo debido precisamente a que Londres no veía bien que sus logias tuviesen buenas relaciones con las escocesas.

Parece que la masonería escocesa permaneció más próxima al carácter originario de la francmasonería como sociedad secreta ocultista, mientras que en Inglaterra se convirtió en una asociación de ayuda mutua, o sistema de reparto de recomendaciones, o una sociedad filosófica en el mejor de los casos. Desde luego la masonería escocesa tuvo siempre un carácter marcadamente oculto.

La creación de la Observancia Templaria Estricta por el barón von Hund hacia finales del decenio de 1740 significó una nueva evolución dentro de la francmasonería escocesa. El mismo Von Hund decía tener autoridad delegada por miembros de los partidarios de los Estuardos exiliados en París. Este círculo estaba centrado alrededor de Carlos Eduardo Estuardo (1720-1788), el llamado «Joven Pretendiente». Si aquella afirmación fuese cierta y los estudios recientes tienden a corroborar que lo era, entonces este sistema derivaría de los mismos círculos que la ya existente obediencia escocesa.

Aunque Von Hund fue recibido en París y empezó a promover en Francia su nuevo sistema, la mejor acogida de la Observancia Templaria Estricta aconteció en su Alemania natal, donde fueron conocidos al principio como los Hermanos de san Juan el Bautista. (El título de «Observancia Templaria Estricta» no lo adoptaron hasta 1764 en realidad, ya que anteriormente el sistema en sí se denominaba sencillamente «masonería rectificada».) Von Hund creó la primera logia alemana, la de los «Tres Pilares», en Kittlitz, el 24 de junio de 1751, día de san Juan Bautista. Las logias alemanas tuvieron estrechos vínculos con las sociedades rosacruces, en especial la Orden de la Cruz Oro y Rosa.

En 1773 se creaba en Francia el Gran Oriente, una autoridad rival de la Gran Logia. El punto principal de discrepancia entre ambos sistemas era la admisión de mujeres en la francmasonería: el Gran Oriente admitió logias exclusivamente femeninas. Pero luego el Gran Oriente sufrió un considerable trastorno debido a lo que se entendió era un intento de absorción por parte de la Observancia Templaria Estricta. Lo cual suscitó fuerte oposición, en parte por nacionalismo ya que consideraban a ésta un sistema extranjero, peor aún, alemán. De resultas de todo esto se creó en 1804 un nuevo sistema «escocés», el Rito Escocés Antiguo y Aceptado (que luego llegó a tener gran aceptación en Estados Unidos). (Para dificultar todavía más la cuestión actualmente existe una Gran Logia Nacional Francesa, a no confundir con la Gran Logia de Francia; aquélla, aunque minoritaria en cuanto a número de logias representadas, se halla en alianza con la Gran Logia inglesa.)

En 1761 Martinès de Pasqually (1727-1779) fundó otra forma de francmasonería oculta, la Orden de los Cohen Electos. Muy pocos antecedentes constan acerca de Pasqually, excepto su probable origen español. Algunos estudiosos creen que tuvo relaciones con los dominicos, y dada la tradicional vinculación de esta orden con la Inquisición pudo consultar materiales, heréticos y mágicos en los archivos de ésta. También pudo presentar, a demanda de la Gran Logia de Francia, unas credenciales otorgadas a su padre por Carlos Eduardo Estuardo, lo cual le relaciona con la masonería escocesa que avaló al barón Von Hund.

De Pasqually tuvo un secretario llamado Louis Claude de Saint-Martin, que llegó a ser importante e influyente filósofo ocultista al que llamaban el «Filósofo Desconocido». Saint-Martin formó un nuevo sistema de masonería escocesa, el Rito Escocés Reformado, el cual se unió a la rama francesa de la Observancia Templaria Estricta durante la Convención de 1778 en Lyon. Fue ésta una asamblea de masones de rito escocés a la que acudieron también representantes de la francmasonería suiza. La fuerza motriz principal del encuentro de Lyon fue Jean- Baptiste Willermoz (1730-1824), que también era miembro de los Cohen Electos.

Allí se unificaron bajo el nombre de Rito Escocés Rectificado los de Von Hund y los de Saint-Martin, como queda dicho. (La filosofía de éste, el martinismo, fue una influencia preponderante en el resurgimiento del ocultismo francés a finales del siglo XIX, sobre todo en relación con los grupos «rosacruces» que hemos comentado en el capítulo 7, y las relaciones entre las órdenes martinistas y el Rito Escocés Rectificado siguen siendo estrechas a la hora de escribir estas líneas.) La Observancia Templaria Estricta fue abolida en la Convención de Wilhelmsbad (1782), reconociéndose como legítimo el sistema del Rito Escocés Rectificado (que era, en esencia, la Observancia Estricta bajo un nuevo nombre y con adición de algunas creencias martinistas).

La Observancia Templaria Estricta sobrevivió también a través de su influencia sobre otra forma de francmasonería «oculta», los Ritos Egipcios creados por el conde Cagliostro. Después de ser admitido en 1777 a una logia de Londres (Esperance 369) de la Observancia Estricta, Cagliostro desarrolló su propio sistema, que incorporaba ideas alquímicas y otras aprendidas de grupos ocultos alemanes. En 1782 creó la «logia madre» del Rito Egipcio en Lyon. Rasgo distintivo de este sistema, aparte el empleo de simbolismos tomados del antiguo Egipto, era la igualdad funcional de la mujer.

También es significativa la fecha fundacional de este sistema. Los incrédulos atribuyen la fundación de la francmasonería de rito egipcio a la moda europea de todo lo egipcio causada por la campaña de Napoleón (durante la cual fue descubierta la famosa piedra Rosetta); sin embargo esa aventura egipcia fue en 1789-1799, posterior a la instigación del sistema masónico. En 1788 se creó en Venecia el Rito de Misraïm bajo credenciales otorgadas por Cagliostro, y en 1810 lo llevaron a Francia los tres hermanos Michael, Joseph y Marcus Bedarride, oriundos de Provenza.

Éstos crearon un Gran Capítulo en París e iniciaron negociaciones para unirse al Gran Oriente. También establecieron relaciones con el Rito Escocés Rectificado, lo cual implicaba el reconocimiento del origen común de ambos sistemas en la Observancia Templaria Estricta. Los cuatro grados máximos del Rito de Misraïm recibieron el nombre de Arcana Arcanorum.

Otro rito egipcio importante fue el de Menfis, creado en Montauban en 1838 por Jacques-Etienne Marconis de Nègre (1795-1865), que había sido miembro del Rito de Misraïm. También este sistema estaba estrechamente relacionado con el Rito Escocés Rectificado.

En 1899 Gérard Encausse (Papus) unificó los Ritos de Menfis y de Misraïm, tras haber fundado y dirigido una Orden Martinista (véase el capítulo 7). Así pues, el Rito Escocés Rectificado, los Ritos Egipcios y las órdenes martinistas forman un grupo de sociedades interconectadas con origen común en la Observancia Templaria Estricta del barón Von Hund —que deriva a su vez de los caballeros templarios de Escocia— y las logias rosacruces de Alemania.

Fue otro escocés, Andrew Michael Ramsay, quien pronunció ante los francmasones de París, en 1737, lo que luego se llamó Ramsay’s Oration. Caballero de la Orden de San Lázaro, y tutor de Bonnie Prince Charlie --es decir, Carlos Eduardo Estuardo, llamado «el Joven Pretendiente»—, el «caballero» Ramsay recordó a los congregados con especial énfasis que ellos eran descendientes de los caballeros Cruzados, alusión apenas velada a los templarios. Y no tuvo otro remedio que recurrir a un eufemismo porque los templarios todavía eran anatema para la sociedad francesa. En el Discurso dijo también Ramsay otra cosa más discutible, que los masones tenían sus orígenes en las escuelas mistéricas de las diosas Diana, Minerva e Isis.

En los años transcurridos el Discurso ha concitado mucho desdén y no sólo por la mención a los cultos de divinidades femeninas, sino porque el caballero Ramsay había asegurado que la Orden no descendía de los canteros medievales; los entendidos en el tema se centraron en esa proposición y dijeron que al ser ésta evidentemente incierta, quedaba en tela de juicio todo el resto del Discurso. Pero tal como ya hemos mencionado aquí, los estudios recientes han demostrado que no hubo tales gremios medievales de canteros en Gran Bretaña, así que quizá convendría conceder al buen caballero, por lo menos, el beneficio de la duda en cuanto a ésta y las demás proposiciones suyas.

Este Discurso de 1737 fue la primera insinuación pública de que los francmasones descendieran de los templarios: ¿hubo tal vez alguna relación con el hecho de que apenas un año más tarde el papa condenase a toda hermandad francmasónica? Y más consternante todavía, a esas alturas del siglo XVIII algunos masones fueron encarcelados y torturados por la Inquisición de resultas de esa bula papal.

Después de la alusión no tan indirecta de Ramsay a la conexión templaria, se produjo otra declaración más explícita y parece que autorizada, aunque éste es uno de los episodios más polémicos en la Historia de la francmasonería. Un tal Karl Gotthelf, barón Von Hund und Alten-Grotkan, aseguró que había sido admitido en una Orden Masónica del Temple, lo cual ocurrió en 1743 y en París, haciéndosele entrega de la «auténtica» Historia de la francmasonería y autorizándosele a fundar logias en base a tal línea de autoridad, que él llamó «la Observancia Estricta del Temple», aunque en Alemania, y esto también es significativo, se llamasen la Confraternidad de Juan el Bautista. En cuanto a esa Historia auténtica que se le suministró, entre otras informaciones decía que cuando fue disuelta la orden algunos caballeros huyeron a Escocia y se establecieron allí. El barón Von Hund tenía en su poder una nómina que dijo ser la de los Grandes Maestres sucesores de Jacobo de Molay en la clandestinidad del movimiento templario.

Las logias de Von Hund tuvieron un éxito fulgurante, pero por desgracia no hizo amigos entre los historiadores, que denunciaron sus afirmaciones como charlatanería sin fundamento y desdeñaron «por absurda» su versión de la «Historia auténtica». También han pasado de su lista de supuestos Grandes Maestres. La razón primera de esa descalificación global fue que atribuía sus afirmaciones a noticias de unos contactos anónimos —lo que él llamaba «los Superiores Desconocidos»—, lo cual desde luego daba la impresión de que todo fuesen invenciones suyas. Es cierto que las comunicaciones anónimas son episodio frecuente en los grupos ocultistas, como podemos atestiguar personalmente. Pero en los últimos tiempos se han asignado a los Superiores Desconocidos algunos nombres y apellidos muy verosímiles, tanto es así que no hay que descartar que hubiese dicho la verdad en cuanto a sus comunicantes, después de todo.

Es de observar que los historiadores nunca han logrado dar una nómina definitiva de los Grandes Maestres de los templarios históricos, atendido el estado fragmentario de los archivos disponibles. Sin embargo la lista de Von Hund es idéntica a la que aparece en los Dossiers secrets del Priorato de Sión. Basándose en sus pesquisas, Baigent, Leigh y Lincoln se persuadieron de que la lista del Priorato estrechas con las sociedades rosacruces.

El empleo de la palabra «Templaria» llegó a ser conflictivo para esa escuela de la masonería. Hubo fricciones entre sus miembros y los francmasones «ortodoxos», que rechazaban oficialmente la proposición de unos orígenes templarios y a quienes irritaba más especialmente la afirmación de von Hund de que «todo masón es un templario». Pero hubo algo todavía más preocupante, que fueron las sospechas que suscitaban entre las autoridades, ya que corrían numerosos rumores de que los templarios tenían un plan secreto para tomar venganza contra la monarquía francesa y contra el papado por la disolución de su orden y la ejecución de Jacobo de Molay. A causa de todo esto fue preciso celebrar en 1778 una convención de masones «templaristas», que se reunió en Lyon y creó el Rito Escocés Rectificado, y acogida a éste una Orden interior llamada de los Chevaliers Bienfaisants de la Cité Sainte, que a fin de cuentas no era sino otro modo de decir «templarios».

Tenemos, pues, que Juan el Bautista era el santo patrono tanto de los caballeros templarios como de los francmasones. Es así que la Gran Logia de Inglaterra se fundó un 24 de junio, día de san Juan Bautista. Y que todo Templo masónico tiene en el suelo dos líneas paralelas: la una representa la vara de Juan «el Evangelista» (suponiéndose que éste es la misma persona que Juan, «el discípulo predilecto»), mientras que la otra simboliza la vara del Bautista. Está claro que ambos Juanes revisten particular importancia para la fraternidad, aunque la prioridad corresponde al más antiguo de los dos. Pero hay más, y es que juran por los santos Juanes, aunque los masones hoy día, según confiesan ellos mismos, no tienen ni idea de por qué se venera tanto a los dos.

Pudiera ocurrir que con los años hubiese cundido alguna confusión entre ambos personajes bíblicos, y que el término de johannite comúnmente entendido como seguidor del Predilecto se refiera en realidad a los del Bautista. Pero con independencia de si el Juan reverenciado por los masones es el joven o el viejo —o ambos—, hay un nombre que brilla por su práctica ausencia en las logias, y es el del mismo Jesús, que no tiene una presencia destacada.Se suele decir que esto obedece a que los masones no son primordialmente una organización cristiana; basta que uno se declare teísta para ser admitido. Pero en este caso, ¿por qué dedican tanta veneración a unos santos cristianos como son los Juanes?

La idea de que el Evangelio de Juan contiene secretos arcanos, o que existe otra versión del mismo, recurre en el decurso de esta investigación. Se ha dicho que los cátaros poseyeron una variante herética y esto se convirtió en una obsesión para sir Isaac Newton. (Como ha escrito Graham Hancock, pese a sus arraigadas convicciones religiosas y gran devoción, a veces parece que viese en Cristo a un hombre especialmente inspirado... pero no al Hijo de Dios».)


LA ORDEN REAL DE HEREDOM DE KILWINNING


La Orden Real de Heredom de Kilwinning es heredera de las antiguas cofradías medievales reunidas en torno a la abadía de Kilwinning (1140 D.C. - Escocia). Esta abadía albergaba a los Oficiales, Maestros de Obra y Arquitectos que trabajaban para los monjes tyronneses de San Winning quienes eran depositarios de la espiritualidad cristiano-céltica de la Iglesia Culdea.

Posteriormente, la Logia operativa de dicha abadía fue unida a la Orden de los Caballeros de San Andrés del Cardo, continuadora del Templarismo en Escocia desde el siglo XIV, que fuera fundada por el rey Robert the Bruce, luego de la batalla de Bannock-Burn (24 de Junio de 1314), para proteger a los Templarios que se habían refugiado de las persecuciones en el Mull de Kintyre y lo habían ayudada decisivamente en dicha batalla.

La filiación iniciática de la Orden Real de Heredom de Kilwinning reúne cuatro corrientes del esoterismo tradicional de Occidente que constituyen las cuatro Piedras Angulares que sostienen el edificio de la misma. Ellas son:

1) La salomónica, transmisora de la leyenda de la construcción del Templo de Salomón.

2) La pitagórica, transmisora del conocimiento de la Geometría Sagrada.

3) La hermética, transmisora del Arte Real, alquímico y constructivo.

4) La templaria, transmisora de la Vía Caballeresca por medio de los Altos Grados escoceses pertenecientes a la Casa de Estuardo y a las Logias "Jacobitas"

La Orden Real practica lo que, en el siglo XVIII, se denominaba Early Grand Scottish Rite (Gran Rito Escocés Primitivo) en sus Logias y Capítulos, herederos directos de las cuatro corrientes antedichas.

La Orden Real de Heredom de Kilwinning es heredera de muy antiguas filiaciones iniciáticas y posee el privilegio de haber recibido los ritos y tradiciones del Templarismo refugiado en el Mull de Kintyre para escapar a las persecuciones.

Luego de la caída de la Casa de Estuardo - que arrastró consigo al clan de los Sinclair de Rosslyn - la Masonería Jacobita fue perseguida sin piedad por la dinastía usurpadora de los tronos de Escocia e Inglaterra entrando en las tinieblas de la Historia. Sin embargo, su influencia oculta se hizo sentir inequívocamente durante el alzamiento de los masones escoceses, irlandeses y del norte de Inglaterra nucleados en la llamada Gran Logia de los "Antients", sostenida por los duques de Atholl, bajo la conducción del ilustre masón Laurence Dermott. Estos masones tradicionales, denominados "Antiguos", se opusieron durante más de sesenta años a los masones "Modernos" seguidores de la desviación promovida por el pastor Anderson, Payne y Désaguliers.

 


 

A lo largo de toda su obra, René Guénon se ha ocupado extensamente de la Masonería de Heredom o Masonería Escocesa Jacobita. Así, por ejemplo, en su libro El Esoterismo de Dante, estudia la Orden Real de Escocia y sus dos Altos Grados llamados respectivamente "Heredom" y "Rossy+Cross"; en los Etudes sur la Franc-Maconnerie et le Compagnonnnage aparece el famoso artículo titulado justamente "Heredom" donde, entre otras acepciones, dicha palabra es relacionada con la voz inglesa "heirdom" (herencia) y el propio Guénon declara que se trata de la "herencia" de los Templarios. En su libro Símbolos Fundamentales de la Ciencia Sagrada, en el Capítulo "El Jabalí y la Osa", en una de sus acostumbradas alusiones dichas como al pasar pero plenas de significado, Guénon señala la homonimia entre "Caledonia" (antiguo nombre de Escocia) y el mítico bosque de "Calidon" y que, en consecuencia, la Escocia histórica habría podido albergar, hasta una época muy avanzada, un centro espiritual derivado directamente de la Tradición Primordial y dependiente de la Ultima Thule... Además, etimológicamente "Shetland" significa textualmente "Tierra de Shet, es decir, "Tierra de la Estabilidad".

También debemos recordar que, luego de la expulsión de Adán y Eva del Paraíso Terrenal, se le permitió a su hijo Shet retornar al Edén para recuperar el Santo Grial...

La Orden Real de Heredom de Kilwinning representa la forma primitiva de la Masonería Escocesa Jacobita y constituye una Orden de Caballería tributaria del Templarismo asentada sobre una filiación masónica.

Su existencia es muy anterior a la aparición de los dos grandes Ritos llamados "escoceses" los cuales fueron constituídos muy posteriormente, a saber:

. El Rito Escocés Rectificado, organizado en el Convento de Wilhelmsbad en 1782.

. El Rito Escocés Antiguo y Aceptado, organizado en Charleston en 1804. 

La Masonería Escocesa Jacobita desapareció de la historia profana luego de la sangrienta batalla de Culloden-Moor (1746) donde fuera derrotada militarmente, en forma definitiva, la legítima Casa de los Estuardo.

Años más tarde, los restos de la dispersa Masonería Jacobita se sumaron a la sublevación de los Masones Antiguos (Grand Lodge of Atholl) dirigida por el ilustre H\ Laurence Dermott (1752) quien, liderando a masones irlandeses, escoceses y del norte de Inglaterra, se enfrentó duramente con la desviación moderna representada por la Grand Lodge of London (1717) creada por el pastor James Anderson.


VERDADEROS PRINCIPIOS DE LA MASONERÍA TRADICIONAL SEGÚN LO EXPUESTO POR EL H
\ RENÉ GUÉNON:

La aparición de la Masonería Moderna o Especulativa en 1717, con la organización de la Gran Logia de Londres como resultado de las maniobras del pastor Anderson, asentó un grave golpe a la tradición masónica. Esta desviación moderna generó, años más tarde, la gran sublevación de los masones operativos liderados por el eminente H\ Laurence Dermott, que constituyó la Gran Logia de los "Antients" para preservar las Antiguas Costumbres tradicionales.

Es innegable que la fuente de la Tradición Masónica radica en la Masonería Operativa anterior a 1717 y que la Gran Logia de Londres con la aparición de la Masonería Especulativa es una subversión del orden tradicional originada en la intrusión profana de la política como nefasta consecuencia de las guerras dinásticas y religiosas ocurridas en las Islas Británicas.

Por lo tanto, la Masonería Especulativa en su vertiente "anglo-sajona" orientada hacia el moralismo protestante como en su vertiente derivada "latina", ha sido desviada con respecto a la originaria, auto titulada progresista, liberal o laicista.

El ilustre H\ René Guénon fue un verdadero Maestro Operativo "en todos los Grados" siendo el primero en arrojar Luz sobre esta cuestión colocando el debate en sus verdaderos términos: los criterios de verdad sobre la Tradición Masónica deben buscarse en la Masonería Antigua anterior a 1717 y constituyen el único camino para poner "Ordo ab Chao" Orden en el Caos.


ESCOCIA TIERRA DE TEMPLARIOS Y MASONES


Cualquier investigación sobre la forma en la que los ritos del Templo del Rey Salomón entraron en el movimiento masónico debe reconocer el hecho de que la Orden Militar del Temple era extremadamente poderosa en Escocia, donde mantenía más de 600 propiedades; que algunos de sus caballeros franceses huyeron con su flota y sus tesoros a Escocia; que los Templarios ayudaron a ganar la batalla Bannckburn (año 1314); y que Robert Bruce reorganizó el gobierno de Escocia después de la victoria.

Luego de destruida la Orden de los Templarios en la mayor parte de los países de Europa, los Caballeros refugiados en Escocia fueron protegidos y organizados en la Orden de San Andrés del Cardo, fundada para ellos por el rey Robert the Bruce luego de la batalla de Bannock-Burn (24 de Junio de 1314) para premiar su decisiva acción en dicha batalla que selló la independencia de Escocia. Posteriormente, se les unieron las Logias Operativas dependientes de la Abadía de Kilwinning perteneciente a los monjes tyronnenses. El destino de la Orden quedó indisolublemente unido a la Casa de Estuardo durante la Gran Maestría hereditaria detentada por el clan Saint-Clair (Sinclair) de Rosslyn (ortografía antigua: Roslin) siendo el núcleo principal de la llamada "Masonería Jacobita". La Capilla de Rosslyn, cerca de Edimburgo, es un mudo testigo pétreo del antiguo esplendor de la auténtica Masonería Escocesa - necesariamente Jacobita - en la cual se fundían los restos de la Massenie du Saint-Graal, los vestigios del Templarismo secreto, las Logias Operativas y el naciente Rosacrucianismo.

Los Templarios fueron absorbidos o bien dentro del nuevo gobierno de Escocia, o dentro de la Orden Real bajo su Maestro Soberano, el Rey, o bien en las antiguas órdenes escocesas y gremios, bajo la jurisdicción hereditaria de los St Clair de Rosslin, vecinos y patrocinadores del cuartel general templario de Balantrodroch.

El juramento de lealtad de los Templarios con Robert Bruce deja totalmente claro que el Reino de Escocia les prestó socorro cuando fueron perseguidos, por o que ellos se comprometían a defender los derechos y libertades del antiguo Reino de Escocia, por lo que mantendrán con peligro para sus cuerpos, la Casa Real de Escocia designada por Dios.

A su vez Robert Bruce a fin de hacer las pases con la Iglesia, luego de haber recibido y acogido a los Templarios, les pidió a ellos que se convirtieran en una organización secreta, que sería lo que más tarde daría origen a las fraternidades masónicas.

Los Templarios excomulgados fueron forzados a permanecer ocultos.

Esta inclusión de los supervivientes de la Orden Templo de Salomón dentro de las órdenes y gremios escoceses explicaría la introducción de los ritos y leyendas del temple en el movimiento masónico.

Los artesanos estaban divididos en dos grupos, tal como si fueran las dos columnas del Templo del Rey Salomón Boaz y Jakim. Estaban los que trabajaban con materiales duros como la piedra, el hierro o la madera, que eran los albañiles, los martilleros y los carpinteros navales; y los que trabajaban con las manos con materiales blandos, lonas, cuerdas o cueros, llamados cordoniers, en cuyas regalías medievales que han perdurado incluyen un cráneo dorado con las tibias cruzadas y una corona. Debemos recordar que los templarios fueron acusados de adorar una cabeza enjoyada.

Estos grupos de trabajadores comenzaron entonces a organizarse en logias, cada uno con un Maestro.

En cada lugar templario en Escocia pueden encontrarse sepulturas templarias y posteriormente masónicas ostentan emblemas similares.

La conversión de templarios en masones está escrita en la “piedra de Escocia.


FECHAS TEMPLARIAS


-año 1157 se construye la abadía de Kilwinning, dedicada a San Winning y a la Virgen María. Esta abadía albergaba a los Oficiales, Maestros de Obra y Arquitectos que trabajaban para los monjes tyronneses de San Winning quienes eran depositarios de la espiritualidad cristiano-céltica de la Iglesia Culdea.

- año 1312, 3 de Abril: En base a cargos no comprobados la Orden del Templo es disuelta por decreto papal en Vienne, cerca de Lyon, por Clemente V bajo presión de Felipe el Hermoso. Los Templarios sufren una cruel persecución en Europa continental pero no en Escocia donde los Caballeros que huían de Francia encontraban refugio bajo el rey Robert the Bruce, por entonces excomulgado, quien les daba la bienvenida a un país dividido y bajo entredicho.

- año 1314, 18 de Marzo: El Gran Maestre Jacques de Molay y el Preceptor de Normandía Godofredo de Charnay son ejecutados en la hoguera, en un islote del río Sena.

- año 1314, 24 de Junio: Los Caballeros Templarios luchan junto a Robert the Bruce en la batalla de Bannock-Burn, solsticio de verano en el Hemisferio Norte y festividad de San Juan. Para recompensarlos, el rey Robert the Bruce funda las Ordenes de San Andrés del Cardo y de Heredom y les otorga tierras en Argylshire, cerca de la abadía de Sadell. Parte de la flota templaria se unió a la flota de los Señores de las Islas y la otra parte se integró a la flota del norte perteneciente al clan Sinclair. Balantrodoch, cuartel general de los Templarios escoceses, pasa nuevamente bajo la protección del clan Sinclair de Rosslyn.

- año 1320: Firma de la Declaración de Arbroath, fuertemente influenciada por el Templarismo, por medio de la cual Escocia corta con la servidumbre a Inglaterra. El clan Sinclair es signatario de dicha Declaración de Independencia.

- año 1328, Febrero: Los Escoceses y los reyes de Inglaterra firman el Tratado de Edimburgo en cual se reconoce la soberanía escocesa. Posteriormente, es ratificado por el Tratado de Northampton, en Octubre de 1328.

- año 1329: Muere Robert the Bruce y es enterrado en la abadía de Dunferline utilizando un Ritual templario.

- año 1334: David II, rey de Escocia exiliado en la corte francesa, crea la "Guarde d'Ecosse" (Scots Guard) como guardia personal de los reyes de Francia, en virtud de la fidelidad escocesa. Eran los tiempos en que había dos reyes de Escocia: David, el segundo de los hijos de Bruce y Alexander Comyn quien había jurado lealtad al rey inglés Eduardo III. Se instituye la alianza (Auld Alliance) entre Francia y Escocia. El Templarismo se mantiene en secreto en las principales casas de la nobleza escocesa: el linaje de los Bruce se convierte en heredero de la Orden del Templo y sus tradiciones.

- año 1445: El conde William Sinclair comienza a construir la Capilla de Rosslyn para perpetuar allí ciertas tradiciones secretas pertenecientes al Templarismo masónico escocés. La Capilla fue construída según el Cánon Áureo y constituye un verdadero Libro de Piedra que contiene la memoria de la Herencia Templaria escocesa. La Orden del Temple nunca fue proscripta en Escocia: sus tierras fueron administradas por los Hospitalarios de San Juan de Jerusalén pero nunca pasó a ellos la propiedad de las mismas. Se crea la principalidad de Drem. La Guarde d'Ecosse todavía recluta sus miembros en los clanes templarios escoceses.

- año 1657 fin como abadía de Kilwinning, cuando un incendio provocado hizo abandonar el edificio a los monjes que allí residían.

- año 1688, Establecimiento de la primera Logia de la Masonería templaria en Francia, durante el reinado de Carlos II.

- año 1689, 27 de Julio: James Grahame of Claverhouse, vizconde de Dundee, muere en la batalla de Killiecrankie portando la Gran Cruz de la Orden del Temple escocesa.

- año 1738: El Discurso del caballero-masón escocés Andrew Ramsay es leído en las Logias francesas donde aparece la célebre frase: "Nuestros ancestros, los Cruzados..."

- año 1742: Lord Kilmarnock, el Caballero de la Pluma Roja (Eques a Penna Rubra) y otros exiliados Jacobitas y templarios inician al barón Karl von Hund en el rito del Masónico Templario. Los Superiores Incógnitos son mencionados como los Maestros Secretos de los Jacobitas y protectores de la Herencia Templaria escocesa. El clan Sinclair juega un rol predominante en la custodia de la tradición del Templarismo Masónico escocés.

- año 1745, 24 de Septiembre: El príncipe Charles-Edward (Stuart), Señor del Temple, ofrece una velada para la Caballería escocesa de la Herencia Templaria en el palacio real de Holy Rood (Santa Cruz), hecho registrado en una carta del duque de Perth a lord Ogilvie.

- año 1746, 16 de Abril: Los ejércitos de la Escocia Jacobita son derrotados en terrible batalla de Culloden-Moor. Se produce una sangrienta masacre y persecución que no perdona a niños, ancianos ni mujeres de las aldeas vecinas. La Masonería Templaria es diezmada y sus Grandes Maestros son ejecutados.

- año 1746, 8 de Diciembre: Sir Charles Radclyffe, lord de Derwent-Water, y Gran Maestro de la Masonería Templaria, es decapitado en la Torre de Londres luego de ser tomado prisionero en la batalla de Culloden.

- año 1747, 15 de Abril: Charles-Edward Stuart, el Joven Pretendiente al trono, funda en la ciudad francesa de Arras el llamado Capítulo Primordial de la Rosa+Cruz bajo el título de "Ecosse Jacobite". De este modo, la Masonería Templaria ya no es exclusivamente escocesa de sangre y se extiende por toda Francia y desde allí al resto del mundo.

- año 1754: Cónclave en el Colegio de los Jesuitas de Clermont (Francia) donde se reúnen tanto padres de la Compañía como los sobrevivientes del Templarismo Escocés y de la Masonería de Heredom. De allí surge el efímero Rito Masónico de Clermont que posteriormente dará origen a diversas Obediencias Masónicas también desaparecidas.

- año 1760: Reorganización secreta de la Masonería Templaria, en Edimburgo.

- año 1796: En Escocia, Alexander Deuchar se convierte en heredero de una línea del legado templario-jacobita.

- año 1807, Enero: Alexander Deuchar reúne un cónclave templario en Edimburgo.

- Durante los siglos XIX y XX el Templarismo Masónico se expandió por todo el mundo con distinta suerte. No siempre fue utilizado el mismo nombre para perpetuar las filiaciones.

- Año 2012, el 16 de setiembre, En Madrid – España,  la Gran Logia de Antiguos Libres y Aceptados Masones del Universo - G\L\U\, reabre los trabajos del rito masónico templario, con 9 Maestros Masones y Caballeros Templarios, fundando la Logia del rito masónico templario “Caballeros de la Luz”, siendo su Venerable Maestro Comandante, el Legato Magistral de la Ordo Supremus Militaris Templi Hierosolymitan y Soberano Gran Comendador del  Supremo Consejo Masónico Universal, el Muy Poderoso e Ilustre Hermano Claudio Torres Chávez.

La G\L\U\, abrió las puertas de sus Logias para que puedan conocer la Masonería Tradicional restaurada en sus verdaderos Principios. De esta manera creemos cumplir con el precepto masónico de "Reunir lo disperso y difundir la Luz...". Conservando vivientes las tradiciones, Usos, Costumbres y Rituales de la antigua Masonería Operativa que han llegado hasta nosotros. Por lo tanto, su carta constitutiva no son las Constituciones redactadas por el pastor Anderson sino los Antiguos Deberes (Old Charges) de los Operativos, más específicamente el llamado Manuscrito "Iñigo Jones" "The Antient Constitution of Accepted Masons the Free and Accepted Masons.",1607).

Por todo lo antedicho, la antigua Masonería Templaria es, una Orden esotérica tradicional de Occidente perteneciente a la Iniciación Obrera y Artesanal que ha recibido en custodia la herencia de filiaciones caballerescas y sacerdotales. Como toda Orden esotérica auténtica posee un origen supra-humano de donde proviene su influencia espiritual que se transmite por medio de una cadena ininterrumpida de iniciados. Derivada de la antigua Masonería Operativa y del Templarismo Jacobita escocés, recibe en sus Logias, con las adaptaciones necesarias, a hombres y mujeres debidamente calificados en igualdad de deberes y derechos.

Como depositarios y conocedores del espiritualismo templario y del arte real masónico, trabajan en los 13 grados del rito masónico templario, sus usos y costumbres, ahora se
  expande por España, Argentina, México  y Perú el Rito Masónico Templario.

VESTIMENTA DEL RITO MASÓNICO TEMPLARIO

 

                             

                                                   Peto                  Aprendiz Novicio    Compañero Escudero     Maestro Caballero


 

ALTAR DE LOS JURAMENTOS


CUADROS DE LOGIA MASÓNICA TEMPLARIA

 

                                          
                                                   

                                                 Aprendiz Novicio           Compañero Escudero           Maestro Caballero



Bibliografía

 El pergamino perdido de los Templarios de Andrew Sinclair, Historiador especializado en la Orden Templaria.

ENTRE LA HISTORIA Y LA LEYENDA - Recopilación de material sobre la Orden del Temple – Sala @Enigmas y Misterios@ - PALTALK – 3 de Diciembre del 2004. Fuente: Internet - Web Templarias e Históricas.


Caballero Kadosh Dr. Jorge Norberto Cornejo


La revelación de los templarios - Lynn picknett y clive prince.

Rex Deus – Reyes de Dios y la Ordre du temple - Recopilación  realizada por el PGM Ernesto Ahumada Trujillo, Maestre del Pelícano de la Ordre  Du  Temple. Cartagena de Indias, Febrero 11.09 Colombia S.  A.

Grados Templarios del Rito Escocés - Pierre G. 'Pete' Normand, Jr., 33° Ex Editor de “The Plumbline”, Sociedad de Investigación - Rito Escocés Ex Presidente del Consistorio de Houston, R.·.E.·.A.·.A.·.


Orden Real de Heredom de Kilwinning - Gran Logia Operativa Latina y Americana.


Calendarios Masónicos – Claudio Torres Chávez – 2008, Madrid-España.

Rituales Irlandeses año 1745 - Masonicos Templarios

Vetera instituta et fundamenta ordinis - Aug\ y Resp\ Logia-Madre Metropolitana “San Andrés de Escocia N° 1”

Portal Masónico del Guajiro.

Wikipedia, the free encyclopedia 



MANIFIESTO

 

13 DE OCTUBRE DE 2014 E\V\

El día 13 de Octubre de 1307, fue capturado y encarcelado el Caballero Templario Jaques de Molay, Gran Maestre de la Orden, iniciando ese día viernes la persecución de los Caballeros Templarios, por parte del Rey Felipe IV y el Papa Clemente V. Nosotros hoy conmemoramos esta fecha dirigiéndonos todos los Masones Templarios de la Tierra.  

 

Las actividades de una Logia Masónica Templaria tienen la peculiaridad, de que basándose en conocimientos profundos, debe colaborar forzosamente en la reconstrucción no sólo de un carácter especial masónico-templario, en los que, desde que el neófito se inicia y a lo largo de su desarrollo en los diferentes grados va adquiriendo más conocimientos, sino que también siendo combatientes de primera línea debemos plantearnos una acción inmediata.

 

Los 4 Jinetes del Apocalipsis han demostrado sobradamente su presencia en estos tiempos, asolando nuestra tierra de diferentes maneras, a las cuales ninguno de nosotros quedamos excentos de ser afectados de una o de varias formas.

 

Estas reflexiones de hoy surgen debido a la presencia densa e indeseable de la guerra en varios puntos de la tierra, con su impiedad y crueldad ejercida por seres humanos convertidos en armas letales para otros seres humanos. Los últimos acontecimientos con el virus del ébola, nos recuerda que no sólo estamos bajo el peligro de una pandemia, sino que también hay otros problemas graves como la malaria, el SIDA y las drogas en general, que aún no se han resuelto. También ha reaparecido una enfermedad que era del pasado, la tuberculosis, que debido a la pobreza y falta de recursos económicos, produce la mal nutrición por la presencia del hambre. Pero no estamos hablando sólo de los países llamados pobres, sino que aparece en los países del primer mundo, afectando a los niños, que son los más débiles.

A todo ello se agrega la decadencia de los sistemas políticos, llegando a unos niveles increíbles de una corrupción cruel y despiadada, que hacen perder toda la esperanza de una recuperación digna de los pueblos.

Por ello la aparición de estos 4 Jinetes apocalípticos, demuestran una vez más que estamos presenciando el fin de una era, en la que se que debe “purificar y eliminar lo inservible” y el comienzo de un nuevo ciclo mundial. Por nuestra parte debemos comprender que ellos están cumpliendo con su función, la de destruir.

 

A nosotros nos toca ser testigos y actores en este proceso, pero si bien estamos sumergidos en un Armagedón, los masones templarios tenemos que tener muy claro nuestro objetivo a los efectos de encontrar “la luz en la oscuridad”. Es nuestra misión como guerreros de la Luz, tomar consciencia de que podemos actuar unidos en un ideal común, a fin de convertirnos en los NUEVOS CONSTRUCTORES de una sociedad humana diferente a la que ya existía. Este es el momento en el que nuestros ideales y el trabajo de nuestras Logias se ponen a prueba.

 

Nuestros ancestros nos dieron un ejemplo de cómo poner Orden en el Caos.  En aquellas épocas se necesitaba una acción netamente física y material, y así lo hicieron transformando en casi 200 años una civilización. Pero ellos, no solo actuaron en los campos de batalla comunes, sino que había un grupo que se dedicaba a elucidar la ciencia oculta, para trabajar desde estados de consciencia superiores, como habían aprendido de los sufíes, de la torah, y de los egipcios.

 

Haciéndonos eco de estos conocimientos profundos que ellos poseían y que ahora nosotros tenemos al alcance de nuestras manos, podemos convertirnos en centros de acción positiva y amorosa. Para llevar a cabo una ayuda efectiva iremos a la raíz del problema, teniendo en cuenta que somos seres con una consciencia y que podemos actuar en varios niveles. Por lo que vemos a nuestro alrededor lo que está tambaleándose es la parte espiritual de la humanidad, por ello debemos ser consecuentes fortaleciendo ese aspecto que es el más vulnerable a los ataques de las grandes ambiciones, la pobreza, el hambre, la enfermedad y la muerte, tanto física, como del alma.

 

No podemos permitir que pase un sólo día más permaneciendo con la cabeza gacha asumiendo un estado de paralización y miedo que nos transmiten estos 4 Jinetes.

 

Por todo ello, hacemos un llamado a todos nuestros Maestros-Caballeros, Compañeros-Escuderos y Aprendices-Novicios para que cada uno dentro de sus posibilidades y voluntad participen en una Cruzada común, a fin de socorrer a la doliente humanidad para darles el sosiego y el amor que ahora necesitan.

 

Nuestras armas son la inteligencia, el Conocimiento o Sabiduría, la Compasión y la Intuición, nuestro campo de batalla es el mundo entero… y se desarrolla en niveles de conciencia superior, allí es donde deberemos dirigir nuestros esfuerzos y nuestra energía. Esta reconstrucción no tiene nada que ver con las fórmulas ya conocidas, puesto que estamos viviendo situaciones muy diferentes al pasado. Ahora nos toca incursionar en determinados niveles de consciencia, que si bien no nos son desconocidos, no los hemos sabido elaborar y trabajar. Es un gran desafío, pero nos hemos propuesto desde nuestro corazón hacer todo lo posible para mejorar este mundo en el que vivimos.  

 

En el Pentateuco dice: “De las tinieblas nace la LUZ”, por ello os proponemos que tanto individualmente como en forma colectiva dediquemos cierto tiempo del día para realizar una reflexión, o introspección, donde desde un nivel de consciencia superior abrir un canal para que los cambios que se produzcan tengan la efectividad necesaria y así renovar energía vital de la tierra y de todos los seres que la habitan.

 

La clave fundamental es aprender a vibrar en una dimensión donde la apertura del corazón, en equilibrio con la mente, produzca un estado de ser donde la vivencia del AMOR es la clave de acceso a estos estados exaltados de la consciencia.

 

Este esquema que veis y que reconoceréis rápidamente como la escuadra y el compás abiertos, nos ejemplifica claramente cómo una acción mecánica que se realiza en las aperturas de la logia, tiene un sentido más profundo en el que podemos observar la conjunción que existe entre el cielo y la tierra, creando un foco central donde estas dos energías llegan a unirse de tal manera que posibilita el pasaje de este mundo a otros mundos superiores. Os recomiendo ampliéis este concepto analizando el símbolo de la Mandorla y la Vesica Piscis, que tienen el mismo sentido que el rombo que se forma en el interior, recordándonos también el Ru egipcio.




En “Ojeadas sobre la Iniciación”, R. Guenón escribe: “Toda organización iniciática regular, debe proceder de Centros Espirituales, es decir, centros secundarios unidos a su vez al Centro Supremo, que conserva el depósito de la Tradición Primordial. En el seno de una misma organización, puede existir una doble jerarquía: por fuera de la jerarquía visible que constituyen los jefes aparentes de la organización, podrá haber otra jerarquía, invisible ésta, cuyos miembros aseguran la ligación efectiva con un centro Espiritual”.

 

Este párrafo nos orienta perfectamente en el sentido de que si nuestra disposición es noble, elevada y que por el amor que sentimos por todo lo manifestado, actuamos y nos comportamos consecuentemente, nos pondremos en contacto con esa Jerarquía invisible.

 

El momento ha llegado, no debemos dejar pasar esta oportunidad de trabajar efectivamente por la humanidad. Debemos estar unidos en esta CRUZADA ESPIRITUAL, unidos por el AMOR. Si somos capaces de una vez por día pensar amorosamente en los demás, sintiendo que los amamos, incluso más que a nosotros mismos veremos que las barreras que nos separaban ya no existen, sólo existirá el AMOR QUE TODO LO VENCE, y me atrevo a decir que el AMOR es el gran TRANSFORMADOR que nos cambia, y cambia al MUNDO.

 

 

HH\ QUERER ES PODER!!!.....

 

Non Nobis


-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

BEAUSSANT    TEMPLARIO


El estandarte del Temple, que portaba un abanderado en las batallas, consistía en dos franjas horizontales: negra y más estrecha la de arriba; blanca, la inferior. Se denominaba Beaussant o "la bella enseña".

El Beaussant es el punto de referencia del Caballero (para los Hospitalarios era el Oriflama) durante los combates. Tienen que hacer lo posible para proteger la bandera y mantenerla por encima de la contienda, a modo de protección mágica que es papel que desempeñan todas las banderas o estandartes.

El Beaussant era portado por un Caballero que no podía usarlo para defenderse de un ataque del enemigo, no obstante este Caballero que solía ser alguno que hubiera ya demostrado su valentía y coraje durante algunas batallas; era protegido por un número de entre seis y diez caballeros casi tan valientes como lo era el porta-estandarte. El significado de estos tres colores

El Blanco:

El color Blanco suele representarse por La Luna, y su significado es el de la pureza, castidad, virginidad.

El blanco es el color del individuo que cambia de condición, que evoluciona tras su iniciación.

El color Blanco, represente el eje Este/Oeste, la salida y la puesta del Sol.

También es el color de la muerte; los vivos llevan luto negro en señal de duelo, mientras que al muerto se le viste con un sudario blanco que lo prepara para su llegada al otro mundo.

Este color es también el del iniciado y el que se emplea en los ritos. Es emanación de lo divino, su manifestación; (Marcos 9, 2-5) “Jesús lleva consigo a Pedro, Santiago y Juan, y los conduce solos, apartados a una alta montaña. Se transfigura ante ellos y sus ropas se vuelven de un blanco resplandeciente”  Por ultimo diremos sobre este color que para los magos y los druidas era llamado no blanco sino el “emblema de la LUZ”.

En el Artículo 17 de la regla podemos leer:

-“Aquellos que hayan abandonado la vida tenebrosa reconozcan mediante él habito blanco que se han reconciliado con su creador: significa blancura y santidad de su cuerpo... es castidad, sin la cual no se puede ver a Dios.

El Negro:

Esta relacionado con las tinieblas, lo oculto, la muerte, también significa la fuerza y el valor, representa el eje Norte/Sur, de ahí los 4 brazos de la Cruz Paté.

En otras religiones representó a las divinidades femeninas paganas, las Diosas Madres (Isis) y no olvidemos que los Cristianos tenemos Vírgenes de color negro como la Virgen de Lluch o la Virgen del Pilar de Zaragoza, y sin olvidar los Cristos Crucificados de color oscuro o negro y que tuvieron su relación con la Orden del Temple.

En Heráldica el color negro se denomina “sable” (del Latín sabulum = arena) su relación con la tierra es evidente, ya que es la tierra negra la materia prima de los Alquimistas, de hecho el significado de Alquimia es Piedra Negra.

Entre la oposición del Blanco y el Negro y esta alternancia en el tablero de Ajedrez; son también el símbolo del ritmo de la naturaleza, el paso permanente del día a la noche, del bien al mal.

El Rojo:

Simboliza la Sangre vehículo del Alma en muchas religiones. El gran misterio de la sangre, en la religión de Cristo; engendro el mito del Grial;

Copa Sagrada que contiene la Sangre del cristo Crucificado:

“Roja por que roja es la sangre vertida por Cristo, pero también es símbolo de vida...”

Por ello es también el símbolo del sacrificio que debían hacer los Caballeros de la Orden del Temple. El color rojo hace referencia al Sol.

Por último mencionaremos que en algunos pueblos se conocía a los Caballeros del Temple como los Monjes Rojos y era por que al volver de sus batallas volvían con el manto Blanco.